C/ Hontana 17
Pineda trasmonte (Burgos)
615 561465 - 667 225763
info@lacasadelabuelolucas.com
Menu principal
La Casa del Abuelo Lucas La Casa del Abuelo Lucas

Un paseo por la ciudad de Burgos

Desde Pineda por la A-1 nos presentamos en poco más de 30 minutos en la capital de la provincia, la ciudad de Burgos.


Vamos a aprovechar este apartado para conocer un poco mejor nuestra ciudad, su historia y su monumentalidad artística, los encantos de Burgos. En esta ocasión os proponemos un recorrido urbano que puede realizarse a pie prácticamente en su totalidad y que nos va a brindar la oportunidad de convertirnos en unos perfectos guías turísticos.


Burgos, una ciudad cargada de historia, Cabeza de Castilla y una de las más bellas ciudades de España. Fue fundada en el año 884 por el Conde Diego Porcelos y cuando reinaba Alfonso III.


Son numerosos los rincones, plazas, callejas, jardines y paseos, que nos invitan a pasearla disfrutando de sus encantos. Para conseguir una mejor visión de la ciudad nos vamos a subir hasta el Cerro del Castillo, veremos la grandeza de la Catedral, y a su alrededor, las iglesias góticas de San Esteban, San Gil, San Nicolás y Santa Águeda, todas ellas con su particular encanto.


Nos vamos a acercar hasta la plaza del Rey San Fernando, para presenciar de cerca la grandiosidad de la Catedral, una de las creaciones más maravillosas del arte gótico en España, dedicada a Santa María la Mayor y declarado patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Destaca en conjunto su exterior y principalmente su fachada. De su interior la escalera dorada y la capilla de los Condestables.


Siguiendo nuestro recorrido por el centro de la ciudad, llegaremos a la Plaza Mayor, antigua Plaza del Mercado, que acoge el edificio del Ayuntamiento levantado en el siglo XVIII. Próximas se encuentran la Calle la Paloma, Laín Calvo, y en las traseras de la Catedral las plazas de las Llanas, de Afuera y de Adentro, donde antiguamente se celebraban los mercados del grano. Si nos movemos por lugares como las calles; sombrerería, la Flora, la calle San Lorenzo o de los Herreros y avellanos, nos encontraremos en el lugar perfecto para el tapeo y para disfrutar de una amplia y variada carta de exquisitos pinchos.


Se acerca la hora de comer, hemos tenido suerte, porque nos encontramos en una ciudad donde la gastronomía goza de una justa y merecida fama. El plato rey de la cocina burgalesa es el cordero asado, y seguidos la sopa castellana y la olla podrida, sin olvidad dos productos típicos como la morcilla y el queso fresco “de Burgos”. Todo ello regado con un buen vino de la Ribera del Duero o del Arlanza.


Después de deleitarnos de una deliciosa comida, tenemos la posibilidad de disfrutar de un agradable paseo por el Paseo del Espolón, desde la Plaza del Mío Cid, pasando por el Arco Santa María, una de las 12 puertas de la muralla de la ciudad medieval y en la que se sintetizan plásticamente la cultura histórica que ha regido la ciudad. Si continuamos nuestro paseo llegaremos hasta el Parque de la Isla. Y una vez que nos encontramos aquí, no podemos dejar de visitar el Real Monasterio de las Huelgas, fundado por el rey Alfonso VIII y su esposa doña Leonor de Inglaterra en el año 1187, era una zona de descanso, de recreo, de “huelgo”.


Si todavía el cuerpo nos aguanta y disponemos de vehículo, nos podemos acercar a otro monasterio imprescindible en la visita; es la Cartuja de Miraflores. Las obras se levantaron en la segunda mitad del siglo XV bajo la dirección de los maestros Juan y Simón de Colonia. Siguiendo en ese recorrido y una vez pasado el parque de Fuentes Blancas, llegaremos al Monasterio de San Pedro de Cardeña, de época románica, gótica y SXVIII, lugar ligado a la figura del Cid.


Si lo nuestro es la “movida” nocturna, las Llana, calle San Juan y Bernardas son lugares de cita obligada.


Para disfrutar de las fiestas más tradicionales de Burgos, debemos anotar el 30 de enero, San Lesmes patrón de nuestra ciudad, el “Curpillos”, que es el viernes siguiente al Corpus, y la festividad de San Pedro y San Pablo el 29 de junio, fiestas mayores.


Como edificios civiles destaca la Casa del Cordón o Palacio de los Condestables de Castilla, fue en este palacio donde los Reyes Católicos recibieron a Cristóbal Colón, a la vuelta de su segundo viaje a América, en 1497. El Palacio de Castilfalé, actualmente archivo de la ciudad y el Palacio de Capitanía.


Desde la Plaza del Mío Cid, al comienzo del Paseo del Espolón, nos encontramos el edificio del Teatro Principal, y el Palacio Provincial, más adelante el edificio del Consulado del Mar del S.XVIII. y al final el Arco de Santa María, una de las 12 puertas de la muralla de la ciudad medieval, otras que persisten son la de San Martín (próxima a lo que fue el edificio del Seminario Mayor) y la puerta de San Esteban, ésta mudéjar y se encuentra al comienzo de las escaleras que suben al Castillo.


Por las calles Nuño Rasura y Asunción de Nuestra Señora accedemos a edificios de interés: como el Palacio de Justicia del siglo XIX y el Palacio Arzobispal, neorrenacentista, más adelante se encuentra el Parque de la Isla, lugar perfecto para disfrutar de un agradable paseo.


No debemos olvidar un paseo por la calle San Juan, la cual sigue el trazado del Camino de Santiago, al final el Arco de San Juan, puerta de la antigua muralla. Cruzando el puente sobre el río Vena llegaremos a la plaza San Juan, en el centro se encuentra la estatua de Diego Porcelos. Debe visitarse el Monasterio de San Juan que alberga el Museo Municipal Marceliano Santa María. Se encuentran también el Hospital de S. J. en la actualidad Casa de la Cultura, y la Iglesia de San Lesmes, patrón de la ciudad de Burgos, su fiesta se celebra el 30 de enero.