C/ Hontana 17
Pineda trasmonte (Burgos)
615 561465 - 667 225763
info@lacasadelabuelolucas.com
Menu principal
La Casa del Abuelo Lucas La Casa del Abuelo Lucas

Ruta del Valle del Arlanza

Desde Pineda Transmonte vamos a recomendar alguno de los recorridos que se pueden hacer, visitando y descubriendo una zona muy próxima a nuestro pueblo y una de las más interesantes de la provincia de Burgos.

 

Esta ruta nos traslada a los parajes y tierras del viejo Alfoz de Lara, tierras del Conde Fernán González donde la historia y la leyenda del Duque de Lerma tienen hoy su continuidad siendo el Centro de atención de numerosos visitantes que acuden a Sto. Domingo de Silos en busca del embrujo de su canto en Gregoriano y su claustro con cuatro lados en perfecta armonía.
Hay que detenerse obligatoriamente en Covarrubias para gozar de su encanto y mirar atrás en busca de ese rincón que guarda ese poso de leyenda y romance. Otra parada imprescindible es Lerma, siempre elegante y esbelta la silueta de la villa, el pequeño escorial en Castilla, convertida en corte por el famoso válido de Felipe III, el Duque de Lerma. Zona de transición entre vastas llanuras agrestes y el valle, donde encontramos parajes naturales como la Ícela y el entorno del monasterio de San Pedro de Arlanza así como Quintanilla de las Viñas.

 

Tomaremos la A-1 en dirección a Burgos y encontramos en un principio con Lerma, se la conoce como la Villa Ducal debido a la figura de D. Francisco Gómez de Sandoval y Rojas, tercer Conde de Lerma, primer Duque, ministro y hombre de confianza del rey Felipe III, que engalano la Villa con uno de los mejores conjuntos urbanísticos del siglo XVII, único en España. La Villa posee un excelente conjunto cortesano y conventual englobando un palacio ducal, una iglesia colegial, seis monasterios para las órdenes más influyentes como dominicos, franciscanos y carmelitas unidos todos ellos mediante pasadizos evitando de esta manera, el sol, agentes climáticos, la peste y manteniendo así la privacidad de la corte y uniéndola a una zona de recreo de jardines, soto y parque donde se celebraban todo tipo de actos en los retiros cinegéticos del monarca. Así destacaremos el Palacio Ducal hoy convertido en Parador Nacional de turismo, construido siguiendo las trazas de Francisco de Mora donde destacan sus cuatro torreones y junto a él la gran plaza Ducal de 6862 m2 una de las más grandes de España, donde se celebraban teatros, comedias, fuegos artificiales y corridas de toros donde los cortesanos demostraban su valor, valentía y lujo y acababan despeñando a los toros. La Iglesia Colegial de San Pedro y San Pablo Apóstoles que guarda en su interior dos magníficos órganos barrocos junto con la imagen del arzobispo de Sevilla joya orfebre realizada por Juan de Arfe y Villafañe y una preciosa mesa taraceada.
Entre los monasterios destacaremos el de San Blas para monjas dominicas, el de Sta. Clara para las franciscanas y el del Carmen para las carmelitas , guardando todos ellos relicarios, tallas y pinturas del S. XVII y dedicados en la actualidad a compaginar la vida monástica con los trabajos de cerámicas y repostería. Al abandonar la villa en dirección a Covarrubias pasaremos por el puente medieval sobre el río Arlanza.

 

Al acercarnos a Covarrubias por la N-234 el paisaje cambia, son las estribaciones de la Demanda. La villa rachela ha sabido conservar el arte y la tradición fundada por el conde García Fernández, la villa prospero bajo el cuidado de sus señoras abadesas: Doña Urraca, la hija del conde fundador, cuya muerte trágica se envuelve en la leyenda del torreón medieval, otra Urraca hija de Fernando I y Doña Sancha quien le otorga fueros. El recinto urbano y restos de la muralla tienen un singular interés junto a la arquitectura popular aunque destaca la Colegiata de San Cosme y San Damián donde destacan los sepulcros donde reposan Fernán González y su esposa doña Sancha junto con infantas abadesas. Cabe destacar órgano de magnificas sonoridades y el claustro del Siglo XVI, con sus salas de museo que guardan ricas colecciones de tallas, casullas destacando el Tríptico de Adoración de los Reyes Magos. Al salir del templo la estatua de Cristina de Noruega y un paseo junto al río para llegar al Torreón de Doña Urraca cercano a él un rollo jurisdiccional y la casa de doña Sancha típica construcción medieval con soportales, fachadas de adobe rebocado y madera al aire, sin olvidar el Arco del Adelantado de Castilla cuyo proyecto se debe a Juan de Herrera. Al abandonar la villa siguiendo al río arlanza nos encontramos el Monasterio de San Pedro de Arlanza en un bello paraje las ruinas de las que fuera uno de los más importantes monasterios benedictinos en castilla donde reposaron anteriormente Fernán González su esposa hasta su traslado a Covarrubias, continuando el recorrido nos encontramos próximos a Quintanilla de las Viñas, la hermosa y enigmática ermita hispano visigoda del S. VII, al pie de la Peña de Lara, cerca también de Hontoria de la Cantera que debe su nombre a las famosas canteras de donde se extrajeron las piedras para la posterior construcción de numerosos monumentos, destacando la Catedral de Burgos.

 

Retornamos a Covarrubias y tras 17 Km. Llegaremos a Santo Domingo de Silos donde pasearemos por el núcleo urbano y los restos de la muralla del siglo XII hasta acercarnos al famoso monasterio benedictino, donde coge especial relevancia su famoso claustro, abanderado del románico, con capiteles de doble columna y en los ángulos relieves con las escenas de la vida de Jesucristo, techo de artesonado mudéjar del S. XIV y su interesante museo y la botica con una gran colección de tarros de cerámica de Talavera y el laboratorio con antiguo instrumental así como el importantísimo archivo y biblioteca. El entorno natural ha estado presidido por la Sierra de las Mamblas y las Peñas de Cervera, el Monte Gayubar y la Meseta de Carazo donde se localizan los más extensos y mejor conservados sabinares del planeta, algunas de las sabinas del Arlanza superan los dos mil años de vida, además de los importantes bosques de encinas, quejidos y rebollos y ahora dibuja caprichosos recovecos en los cortados calizos prácticamente inaccesibles como en La Yecla, que se ve acompañada de buitres leonados, águilas perdiceras, alimoches, azores, corzos, jabalís, gatos monteses y alguna nutria.
Desde la Yecla podemos regresar a Pineda, son aproximadamente 30 km., por Briongos de Cervera, Ciruelos, Pinilla, Cilleruelo de arriba y estamos en Pineda Trasmonte.